domingo, 13 de julio de 2008

Sí, en la botella había un mensaje.
A través del vidrio incluso, pude distinguir tu letra.
El corcho filtró agua, pero la nota era legible.
“Puede que mi barco se hunda. Por si acaso, no me busques. El mar es muy profundo.”

8 comentarios:

luciano dijo...

sos una loca linda

Anónimo dijo...

Todos tenemos las palabras
al alcance de la mano,
en la punta de la lengua,
en el bolsillo, en la páginas amarillas de cualquier libro.

Pocos, muy pocos, saben darles el orden que las haga bellas.

Tu lápiz es una aguja fina que cose el más hermoso de los poemas.

alicia dijo...

Preciosas palabras... Estoy de acuerdo con tu anónimo.
Ya era hora de que nos volvieses a deleitar de nuevo.
Besotes! Cuídate.

Matías Albamonte dijo...

Hola muchacha ¡qué alegría que la hayas pasado lindo en mi blog , Te mentiría si no te digo que realice el mismo camino para llegar a tu blog luego de que subiste eso tan lindo en el de amores y bizcochitos, me gusta mucho lo que escribis. ¿uruguayo cerca? emm en realidad algún que otro argento fanatico de ese pequeño pais con tanto talento me hizo escucharlos ¿vos como llegas a eli u o cabrera que son los menos conocidos de nuestros gustos comunes? Te mando un beso, mientras voy a seguir investigando lo que escribís, Matías

Matías Albamonte dijo...

Me encanta el principe, por él llegué también a eli u, buscaglia me gusta mucho mucho, lo escucho hace varios años y él fue medio mi puerta a la música uruguaya. No me acuerdo como llegué a chúcaro pero lo conozco me gusta también, me gustaría escucharlo en vivo!. Ahora toco con un par de cosas algunas más rock en otro grupo mas folklore pero siempre cancion, me gusta mucho la canción rioplatence (...continuará)
te toca besos mati

Martin dijo...

uuuuuuuuuuu ayeeee
cada día más grosa
me encantan tus textos,
este tiene eso de la infinidad de las cosas, asi como el mar, la cantidad de vasos de agua que hay en él... que esta buenisimo.
te dejo muchos besos y cariños

PATIN

Molo dijo...

Me encantò.
Muy bueno.
Un beso grande,
Tu padre

Matías Albamonte dijo...

en ciertos momentos, pero era como si los estuviese